Nicaragua se desangra


La situación es realmente preocupante en Nicaragua. Es por ello que la Organización de Estados Americanos (OEA) demandó al presidente de ese país, Daniel Ortega, a reanudar el diálogo nacional, suspendido desde hace dos meses, y a restablecer la cooperación con la misión de la ONU sobre derechos humanos, que tuvo que salir del país el 1 de septiembre. Todo ello porque la represión en Nicaragua no cesa y ha obligado a decenas de personas a huir del país. La cifra de muertos alcanza los 322 desde el 18 de abril hasta el 20 de agosto, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. 23 de ellos eran niños. Al respecto, el Coordinador de la Misión de la ONU en Nicaragua, Guillermo Fernández Maldonado, destaca que ha habido una escalada de la violencia, especialmente tras "la aparición de los grupos de encapuchados no identificados y armados". Se trata de gente entrenada para manejar el armamento de guerra, incluyendo francotiradores como los que operaron el 30 de mayo matando a 18 personas, en la marcha del Día de las Madres, recuerda Fernández.

La iniciativa para poner orden en Nicaragua fue aprobada con 19 votos a favor, 4 en contra, 9 abstenciones y 2 ausencias durante una sesión extraordinaria del Consejo Permanente del organismo, en Washington.

En contra de la resolución votaron Venezuela, Bolivia, San Vicente y las Granadinas y Nicaragua, cuyo representante, Luis Exequiel Alvarado Ramírez, consideró que la medida es parte de la "injerencia" de EE.UU. y clamó: "¡Basta ya de seguir atacando al Gobierno y al pueblo nicaragüense!".

La resolución superó la barrera de 18 votos que necesitaba para ser aprobada y contó con el respaldo de 19 países, entre ellos Chile, Colombia, México, Argentina, Perú y Estados Unidos.

El embajador de EE.UU. ante la OEA, Carlos Trujillo, reiteró la petición de su Gobierno para que Ortega adelante las elecciones, fijadas para 2021, y consideró que un proceso "libre, justo y transparente" en Nicaragua es la "única vía" para restablecer la democracia en el país.

La resolución exhorta al Gobierno de Nicaragua a que "apoye" un calendario electoral acordado "conjuntamente" en el diálogo nacional, que se encuentra estancado desde julio.

Al respecto, el OEA hizo "un llamado para generar las condiciones para restablecer el diálogo comprometido y de buena fe entre las partes.

La resolución también insta a los estados miembros y observadores de la OEA a implementar "las medidas apropiadas para coadyuvar al restablecimiento del estado de derecho y la protección de los derechos humanos en Nicaragua", lo que abre la puerta a que los países impongan sanciones al país centroamericano.

Por último, la OEA expresó su "profunda preocupación" por la decisión de Ortega de suspender el pasado 31 de agosto el trabajo del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh), que llegó al país en junio.

La Acnudh tuvo que salir del país el 1 de septiembre tras haber publicado un duro informe en el que responsabilizaba al Ejecutivo de graves violaciones de derechos humanos.

En ese sentido, la OEA instó a Ortega a que "restablezca la cooperación" con la Acnudh con el fin de que "pueda continuar con su constructivo trabajo" en el país centroamericano.

Esta es la tercera resolución que la OEA aprueba sobre la crisis en Nicaragua, que desde el 18 de abril ha dejado entre 322 y 481 muertos, según cifras de grupos humanitarios locales y extranjeros, mientras que el Ejecutivo ha contabilizado 198 víctimas mortales.


INSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

LogoRed.jpg

Inicio

Contacto

Públicidad

  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • LinkedIn
  • YouTube
  • TicTok
  • RSS
Copyright © 2017 Montreal Latino Media Inc. All rights reserved.
The use of Montreallatino.ca is subject to certain terms and conditions. We respect your privacy.