El papa Francisco llega a Irak y comienza el más difícil y deseado viaje de su pontificado


Una imagen publicada por la oficina de prensa del primer ministro iraquí en su página de Facebook en la que se ve parte de la bienvenida que le da el primer ministro Mustafa al-Kadhemi al Papa Francisco a su llegada a la capital, Bagdad.

(Foto: AFP/ Facebook de la oficina de prensa del primer ministro de Irak )

El papa Francisco llegó este viernes a Irak, “contento” ante la perspectiva de una visita histórica, ya que este es uno de los viajes más difíciles y arriesgados que ha realizado. La pandemia de coronavirus y los últimos misiles lanzados contra bases de las fuerzas de la coalición internacional son algunos de los factores que le dan carácter a este evento. Pero el pontífice va con la determinada intención de llevar su cercanía a la comunidad cristiana en el país, brutalmente perseguida por los terroristas del Estado Islámico (EI).



Francisco, de 84 años, que aseguró viajar a Irak como “un peregrino de la paz”, llegó vuelo de la compañía Alitalia que aterrizó en el aeropuerto de Bagdad hacia las 15.00 hora local (11H00 GMT) para una visita de tres días, en la que también tenderá la mano a los musulmanes chiitas durante un encuentro muy simbólico con el gran ayatolá Alí Sistani, la máxima autoridad religiosa de esta rama del islam.


El Papa, que retoma sus visitas internacionales tras 15 meses detenido ante la pandemia de COVID-19. Ya fue el primer pontífice en visitar la Península Arábiga, también será el primero en llegar a Irak, la tierra del profeta Abraham, a la que tanto Juan Pablo II y Benedicto XVI quisieron viajar pero nunca lo consiguieron.


Estoy contento de retomar los viajes” después de 15 meses sin realizar desplazamientos, dijo Francisco a los periodistas en el avión. El papa argentino ha confesado que en los últimos meses se ha sentido “enjaulado” en el Vaticano.


Y este viaje emblemático es también un deber hacia esta tierra mártir desde hace tantos años”, agregó el papa argentino antes de aterrizar.


Durante esta visita de tres días por varias ciudades, el papa se encontrará con poca gente en las carreteras, arregladas para la ocasión, debido a un confinamiento total decretado en el país, donde el número de casos ha batido esta semana un récord, con más de 5.000 contagiados diarios.


Voy a intentar respetar las indicaciones y no dar la mano a nadie, pero tampoco quiero quedarme lejos”, dijo el papa en el avión.


Las autoridades de Bagdad aseguraron que han tomado todas las medidas de seguridad posibles.


Irak recibe al papa Francisco reafirmando a qué punto nuestros vínculos humanos son profundas”, dijo el primer ministro iraquí Mustafa Al Kadhemi en un tuit, antes de dar la bienvenida al pontífice al pie del avión en Bagdad.



COMPROMISO PARA LLEVAR LA PAZ A TODO ORIENTE MEDIO

El papa Francisco pidió el compromiso de la comunidad internacional para llevar la paz a Irak y todo Oriente Medio, “pero sin imponer intereses políticos e ideológicos”, en su primer discurso en Bagdad ante las autoridades iraquíes.


El primer acto de Francisco fue reunirse en privado durante media hora con el presidente del país, el kurdo Barham Saleh, que le recibió a la puerta del palacio presidencial.


Después y ante centenares de personas reunidas allí, entre autoridades y miembros del cuerpo diplomático, el papa se presentó como “penitente que pide perdón al Cielo y a los hermanos por tantas destrucciones y crueldad” y “como peregrino de paz”.


En un país que ha vivido los últimos 20 años en guerra, clamó para que finalmente “callen las armas, que se evite su proliferación, aquí y en todas partes. Que cesen los intereses particulares, esos intereses externos que son indiferentes a la población local”.

No más violencia, extremismos, facciones, intolerancias”, agregó.


Destacó entonces que “la comunidad internacional tiene un rol decisivo que desempeñar en la promoción de la paz en esta tierra y en todo Oriente Medio” y citó “el largo conflicto en la vecina nación de Siria, de cuyo inicio se cumplen en estos días ya diez años”.


Y esperó “que las naciones no retiren del pueblo iraquí la mano extendida de la amistad y del compromiso constructivo, sino que sigan trabajando con espíritu de responsabilidad común con las Autoridades locales, sin imponer intereses políticos o ideológicos”.


NO USAR EL NOMBRE DE DIOS PARA JUSTIFICAR EL TERRORISMO

Ante el terror del extremismo islámico que se ha vivido en el país, el papa recordó que “la religión, por su naturaleza, debe estar al servicio de la paz y la fraternidad” y que “el nombre de Dios no puede ser usado para justificar actos de homicidio, exilio, terrorismo y opresión”.


El papa, que ha venido a reconfortar a los cristianos que fueron brutalmente perseguidos durante la invasión del Estado Islámico en 2014, quiso recordar que “entre los tantos que han sufrido, a los yazidíes, víctimas inocentes de una barbarie insensata e inhumana, perseguidos y asesinados a causa de sus creencias religiosas, cuya propia identidad y supervivencia se han puesto en peligro”.


Tras escuchar el discurso del presidente iraquí, también realizó un llamamiento para que las autoridades “concedan a todas las comunidades religiosas reconocimiento, respeto, derechos y protección” ya que muchos cristianos lamentan que no se les garanticen algunos derechos.


Asímismo, pidió a los políticos que en esta fase de reconstrucción del país “combatan la plaga de la corrupción, los abusos de poder y la ilegalidad”, pero al mismo tiempo “edifiquen la justicia, que crezca la honestidad y la transparencia, y que se refuercen las instituciones competentes”.


También tuvo palabras sobre la pandemia y agregó que, aunque todos están colaborando, esta crisis requiere esfuerzos comunes “para dar los pasos necesarios” y “entre ellos una distribución equitativa de las vacunas para todos”. Las primeras vacunas llegaron a Irak sólo hace unos días.


UN VIAJE CUESTIONADO PERO DESEADO

El 33 viaje del Papa argentino, hasta el día 8, se producirá en medio de una pandemia mundial que ha limitado los viajes de todos y ha obligado a Irak a establecer toques de queda y restricciones en los lugares cerrados por el aumento significativo de casos en los últimos días. Casi 4.000 respecto a los pocos centenares de las semanas anteriores.


El líder de los 1.300 millones de católicos del mundo recorrerá más de 1.400 kilómetros en vehículo blindado, helicóptero o en avión, sobrevolando a veces zonas donde se esconden todavía yihadistas del grupo Estado Islámico (EI).


Durante su visita tampoco habrá baño de multitudes, algo que Francisco siempre disfruta, y en los diferentes altos en su viaje por el país solo estarán presentes algunos centenares de personas, con excepción de la misa del domingo en el estadio de Erbil, en el Kurdistán, en la que participarán varios miles de fieles que han reservado su plaza con antelación. Se prestará una especial atención a las posibles muchedumbres que se concentren en los actos del Papa.


Un miembro de las fuerzas especiales iraquíes monta guardia frente a la Iglesia católica siríaca de Nuestra Señora de la Liberación, en Bagdad. (AHMAD AL-RUBAYE / AFP).

A pocos días de la llegada del pontífice, el nuncio (embajador) Metja Leskovar dio positivo por COVID-19 y se tuvieron que realizar pruebas a los empleados y desinfectar la nunciatura, donde dormirá el Papa.


Francisco y toda la delegación que le acompaña, incluidos los periodistas, han sido vacunados.


Solo un centenar de personas participarán en los actos del Papa, aunque las autoridades han concedido excepciones en las concentraciones y permitirán una misa el domingo 7 de marzo para cerca de 10.000 fieles en el estadio de Erbil, que puede albergar hasta 30.000 personas.



Será una misa para homenajear a los cerca de 300.000 cristianos que quedan en el país, frente a los 1.400.000 que eran en 2003. También se ha reforzado la seguridad en todos los lugares que visitará Francisco, sobre todo después del doble atentado del 21 de enero que causó la muerte a 32 personas en Bagdad y de los nuevos lanzamientos de misiles contra bases de la coalición internacional con presencia estadounidenses.


Todo parece indicar que en la seguridad del viaje colaborarán junto a las fuerzas iraquíes las militares internacionales desplegadas en Irak.


Asimismo, por motivos de seguridad y para impedir aglomeraciones a su paso, Francisco hará sus traslados en un coche cerrado y previsiblemente blindado.


Una cristiana lee un libro de oraciones en árabe mientras asiste a un servicio en la Iglesia católica siríaca de la Inmaculada Concepción, en la provincia de Nínive. (Zaid AL-OBEIDI / AFP).

A pesar de las dificultades, Francisco dejó claro porque realiza esta visita: “No se puede desilusionar” a este pueblo por segunda vez, después de que a Juan Pablo II no se le permitiera ir, dijo este miércoles tras la audiencia general.


”Deseo tanto encontraros, ver vuestros rostros y visitar vuestra tierra antigua y extraordinaria cuna de civilizaciones, vengo en peregrinación para implorar al señor perdón y reconciliación después de la guerra y el terrorismo”, dijo Francisco en un mensaje enviado al país.


Las banderas de Irak y el Vaticano flamean afuera de la mezquita de al-Fidos en Bagdad. (Sabah ARAR / AFP).

TRES DÍAS EN LOS LUGARES DEL SUFRIMIENTO IRAQUÍ

En solo tres días, el pontífice irá al sur, a Ur de los Caldeos, y al norte, a la llanura de Ninive y las ciudades de Mosul y Qaraqosh, destrozadas por el Estado Islámico y donde se concentraba la población cristiana que ha quedado reducida a la mitad, además de Erbil, la capital del Kurdistán iraquí que dio cobijo a los que huían de los yihadistas.


En Ur, en la antigua Mesopotamia ante el impresionante Zigurat, construcción sumeria patrimonio de la Unesco, Francisco celebrará un encuentro interreligioso en el lugar de nacimiento de Abraham, profeta de las tres grandes religiones monoteístas.


Después, en Mosul, celebrará una oración por las víctimas de todas las guerras entre las ruinas de una de las iglesias destrozadas por los terroristas del Estado Islámico.


La Iglesia católica siríaca de la Inmaculada Concepción (al-Tahira-l-Kubra), en la ciudad predominantemente cristiana de Qaraqosh. (ZAID AL-OBEIDI / AFP).

Mientras que en Qaraqosh, la ciudad escenario del gran éxodo de los cristianos, encontrará a esta comunidad que poco a poco ha vuelto a sus casas tras años de sufrimientos y escuchará sus testimonios.


En la ciudad de Nayaf, uno de los lugares más santos del Islam, se reunirá con el gran ayatolá Ali Al-Sistani, uno de los principales líderes de los chiíes en todo el mundo, en un encuentro de enorme trascendencia para el diálogo entre religiones.


Es una visita considerada histórica y clave en las relaciones entre el Vaticano y el Islam.


“Dejar todo menos la fe”

Para Saad al Rassam, cristiano de Mosul, una ciudad que sigue en reconstrucción después de la guerra contra el EI, este viaje se produce en el momento justo en este país cuya tasa de pobreza se ha duplicado y afectaba al 40% de la población en 2020. “Esperamos que el papa explique al gobierno que debe ayudar a su pueblo”, dijo a la AFP.


Francisco empezará el viernes su visita con un discurso y un encuentro con los dirigentes iraquíes. Más allá de las dificultades de seguridad o económicas que sufren los 40 millones de iraquíes, se mencionará sin duda el traumatismo adicional de los cristianos.


Cuando en 2014, el EI conquistó la llanura de Nínive, decenas de miles de cristianos huyeron de esta región del norte.


“Algunos tuvieron unos minutos para decidir si se iban o eran decapitados”, recuerda el sacerdote Karam Qacha.


“Tuvieron que dejarlo todo, salvo la fe”, resume este sacerdote caldeo en Nínive, que denuncia la escasa ayuda que brinda el gobierno a los cristianos para recuperar sus viviendas o sus tierras.


Mano tendida al chiismo

El cardenal Leonardo Sandri, que dirige la Congregación de las Iglesias Orientales en el Vaticano y acompaña al papa, asegura que un Oriente Medio sin cristianos, es un “Oriente Medio que tiene harina pero le falta la levadura y la sal”.


Es por ello, asegura, que el papa Francisco no dudará en pedir a los cristianos que permanezcan o regresen a Irak donde quedan tan solo 400.000 fieles, frente al millón y medio de 2003.


Un llamado al regreso “obligatorio” pero “difícil”, dice el cardenal Sandri, en un país que desde hace cuatro décadas vive en conflicto o atraviesa crisis políticas y económicas.


Según la fundación “Ayuda a la Iglesia en peligro”, solo 36.000 de los 102.000 cristianos que se fueron de Nínive han vuelto. Y entre ellos, un tercio dice que prevé irse del país para 2024 por miedo a las milicias y debido al desempleo, la corrupción y la discriminaciones.


El sábado, y por primera vez en la historia, el papa será recibido en la ciudad santa de Nayaf (sur) por el gran ayatolá Alí Sistani en persona, un hombre de salud frágil de 90 años que nunca ha aparecido en público.


El papa también participará en Ur, tierra natal de Abraham, pilar de las tres religiones monoteístas, en una oración con representantes chiitas, sunitas, yazidíes y sabeos.


Fuente: EFE y AFP.



1 vista0 comentarios
LogoRed.jpg

CONTACTO

Montreal Latino Media Inc.

+1(514) 623-4474

info@montreallatino.ca

Montreal, Quebec, Canada

  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • LinkedIn
  • YouTube
  • TicTok
  • RSS

NEWSLETTER

Inscribete y recibe las ultimas noticias del acontecer latino de nuestra comunidad

Copyright © 2017 Montreal Latino Media Inc. All rights reserved.
The use of Montreallatino.ca is subject to certain terms and conditions. We respect your privacy.